Opinión

Opinión|
Miguel Ángel López Trujillo y Konstantin Rabin, Kontomatik
Seguros frente a insurtech


Miguel Ángel Trujillo es country manager Iberia de Kontomatik
Konstatin Rabin es director de Marketing de Kontomatik.


A lo largo de 2016 las compañías aseguradoras están acercándose a la extinción al mismo ritmo que los bancos tradicionales. Y aquellas que en el futuro sigan vivas caerán en la irrelevancia si se niegan a innovar. El problema de las aseguradoras en el siglo XXI no es solo su limitada presencia digital, es que ni si quiera son proactivas en aplicar los cambios que demandan las nuevas necesidades de aseguramiento, tanto físicas como digitales. Con todo, no podemos aceptar sin más un escenario pesimista. Las aseguradoras tienen todavía muchas oportunidades de ser rentables y conservar a sus clientes hasta el siglo XXII y la respuesta comienza con el insurtech. De momento ambos bandos están en medio de una pelea y las insurtech son quienes por ahora ganan.

¿Qué es el insurtech y por qué es importante conocerlo?

"Insurtech" es un nuevo término para hacer referencia a aplicaciones, software y startups que están reinventando el sector de los seguros. Durante siglos la industria aseguradora ha funcionado bien con una serie de suposiciones sobre sus clientes que les permitía hacer predicciones. Pero ahora las compañías insurtech pueden conocer con mayor precisión que nunca los rasgos más representativos de sus clientes, y diseñarles productos y servicios personalizados que satisfagan con precisión láser esas detalladas necesidades. Esa es precisamente la definición de “insurtech”: compañías que combinan con éxito la tecnología existente con los planes de seguros.

Por supuesto que el sector de los seguros también evoluciona, y en cierta medida las aseguradoras tradicionales han vuelto a sus raíces favoreciendo que sus clientes cuenten con asesores personales de confianza, una estrategia similar a la que están empleando los bancos tradicionales para lograr seguir a flote. Aún sigue considerándose valioso mantener una relación física con un profesional cualificado del que recibimos un servicio en tiempo real. Igualmente sigue siendo apreciado que las aseguradoras dispongan de sitios web potentes, se comuniquen por redes sociales y pongan toda su información y servicios a nuestro alcance en dispositivos móviles.

Entonces, ¿qué problema tienen las aseguradoras tradicionales?

En este mundo de cambios vertiginosos el mayor porcentaje de población está compuesto por el grupo social de los baby boomers, aunque el grupo social que más está creciendo son los millennials. Estos millenials lo están pasando mal para entrar en el mundo laboral, y adquirir viviendas y coches como lo habían hecho sus antecesores. Según los Millennials logran una vida adulta cada vez más confortable resulta que sus necesidades se están demostrando considerablemente diferentes de las de los baby boomers, e incluso de las su generación anterior, la Generación X. Y para necesidades diferentes necesitan necesitan seguros diferentes.

Por ejemplo las aseguradoras tradicionales asumen que los millennials demandan seguros de vida, pero no se percatan de que sus salarios y paquetes de beneficios empresariales no son tan buenos como los de generaciones anteriores. Además, las aseguradoras tradicionales no son conscientes de que esta nueva generación pasa la mayor parte de su tiempo conectada a dispositivos móviles e Internet. Y en ambos casos parece que son solo las empresas insurtech las que se están dando cuenta que cuán diferentes son las necesidades de millenials respecto de las de sus padres y abuelos.


El seguro de toda la vida se encuentra con el insurtech

A las aseguradoras tradicionales les falta un componente tecnológico. Y cuanto antes aprendan a aliarse con las estrellas más brillantes del universo insurtech, y llegar a acuerdos con gigantes tecnológicos como Facebook, Apple y PayPal, antes podrán empezar a ofrecer un producto asegurador arropado por la mejor tecnología del mercado. Como veremos en los siguientes ejemplos no son las grandes tecnológicas las que al final harán más ruido, sino que serán las mentes más brillantes del sector insurtech unidas a la industria del seguro las que tienen más potencial de desarrollar productos disruptivos en campos como los seguros de salud y autos.

¿Cómo funciona el insurtech? Veamos algunos ejemplos

Gestión de inventarios en tiempo real

Aquellos que han sido víctimas de desastres naturales como inundaciones o incendios saben perfectamente los problemas que conlleva el asegurar sus propiedades. Por lo general estos bienes se aseguran al valor al que costaría reemplazarlos en el momento del accidente (concepto denominado “valor de reposición al por menor”), y no por su valor cuando son nuevos. Teniendo en cuenta como se deprecian muebles y dispositivos electrónicos, el dinero que finalmente recibe un tomador de estos seguros es realmente bajo.

Trov es una compañía insurtech que trata de solucionar este problema. La empresa cuenta con un software que permite a sus clientes tomar fotos y crear una base de datos de sus pertenencias más valiosas. Aunque esto no sirva para recuperar recuerdos irremplazables, sí le permite al cliente recibir coberturas más precisas y recuperar sus bienes en el estado en el que realmente los necesitan. Además se puede hacer un seguimiento en tiempo real de la fluctuación del valor de los bienes asegurados, algo muy útil en objetos como obras de arte, joyas, muebles, etc. Todos estos procesos se llevan a cabo con la ayuda de dispositivos móviles y datos en la nube.


Cobertura de bienes e ideas digitales


La anticuada industria de los seguros no se adapta con rapidez a la era digital, por lo que no resulta sorprendente que muy pocas aseguradoras ofrezcan coberturas para bienes digitales. En la actualidad una persona puede tener más propiedades personales en su teléfono o tableta que en activos físicos. En la cultura freelance muchos millennials ganan dinero produciendo contenido digital como videos y blogs. Y, desde una perspectiva más amplia, las startups digitales necesitan seguros en casos de pérdidas de dominios, fallos en copias de seguridad del sitio web, muerte del fundador, etc.

Digital Risks es una de las pocas empresas que ofrecen coberturas sobre activos digitales. Para ajustarse a su clientela Digital Risks ofrece planes mensuales personalizados, todos ellos accesibles por medio de dispositivos móviles. No son necesarios papeleos ni visitar oficinas. ¿Qué mejor ejemplo que este de una insurtech respondiendo a las necesidades reales de hoy?

Seguros por horas

Otro problema con la obsoleta industria de los seguros es que asume que sus clientes quieren y necesitan coberturas en todo momento. Los seguros de viajes que cubrían un día o una semana fueron un gran avance. Pero, ¿y en los casos en que incluso esto era demasiado tiempo? Pues para ello existen los seguros por horas, uno de los mejores productos que ofrece el insurtech, de nuevo respondiendo a las demandas del mercado del futuro, los millennials.

Un gran ejemplo de un asegurador a corto plazo es Cuvva. Esta empresa está superando a sus competidores con un sistema innovador: les permite a sus clientes tomar fotos de las placas de matrícula de los vehículos que conducen para proporcionarles a esos automóviles seguros por horas. Este negocio reactivo a una necesidad muy concreta encaja perfectamente con la cultura freelance actual, en la que los millenials a menudo no tienen recursos para adquirir los mismos tipos de vehículos que tenían sus padres, y prefieren compartir o pedir prestado un automóvil, o contratar a un conductor de Uber. Con este nuevo seguro, solo pagan lo que necesitan.


Seguros como Trivago


En otras industrias hay empresas comparadoras que han triunfado al permitirles a sus clientes ver en un solo lugar una amplia gama de productos o servicios. Populares sitios de viajes como Trivago muestran cientos de resultados de la misma habitación de hotel a distintos precios. Esta misma lógica puede funcionar para los seguros. Sin embargo, la industria de los seguros sigue atrapada en la idea de que hay solo que ofrecer información de coberturas y un buen precio una vez que se capta a un cliente, para luego acosarlo con llamadas y correos no solicitados.

PolicyGenius ha sido recientemente noticia por recibir más de 15 millones de dólares de capital de riesgo. En su web PolicyGenius ofrece un conjunto de herramientas sencillas que permiten que sus usuarios comparen diferentes seguros de cientos de compañías. Este portal cuenta también con herramientas gratuitas para que los usuarios encuentren la solución perfecta a sus necesidades, y reciban una cotización de su seguro sin aguantar llamadas no deseadas ni recibir spam. PolicyGenius no es sino otra gran compañía que está aprendiendo a utilizar el insurtech para reaccionar a los cambios demográficos.

¿Y qué pueden hacer las aseguradoras tradicionales?

Según VentureClash, líder en noticias insurtech, la inversión en el sector pasó de 800 millones en 2014 a más de 2,6 miles de millones en 2015. Además algunas de las mayores aseguradoras del planeta están creando incubadoras de empresas para poder innovar en su industria. Y no pocas startups insurtech se conciben específicamente para que luego las compren.

Un recurso que la industria del seguro está desaprovechando por completo es el de la educación de los clientes. Las aseguradoras tradicionales pueden cerrar la brecha que les separa de las compañías insurtech simplemente atendiendo y educando a los clientes. Por ejemplo, según Daily Fintech solo 1 de cada 7 estadounidenses entiende el plan de seguros que le proporciona su empresa, y esto es toda una oportunidad para que las grandes aseguradoras ofrezcan planes que realmente cubran las necesidades vitales de estas personas.

Asociarse con la tecnología para liderar los próximos avances

Además de la educación, otro elemento del que pueden aprovecharse las aseguradoras tradicionales son las grandes cantidades de datos y capital de los que disponen, imprescindibles por ejemplo para aliarse con empresas que fabrican dispositivos y aplicaciones que monitorizan la salud y pertenencias de una persona.

FitBit es un gran ejemplo de cómo la tecnología puede utilizarse y aliarse con los mejores planes de seguro para entender mejor las necesidades de salud y bienestar de una persona. Buenas puntuaciones en estos aspectos se podrían traducir en descuentos en los seguros, y puntuaciones por debajo de lo deseable podrían conducir a penalizaciones financieras. No hay mejor manera de que una aseguradora sea proactiva con el mercado que motivando con estímulos financieros a que la gente cuide su salud.

Y esa es solo la punta del iceberg. Las aseguradoras tradicionales necesitan asociarse con startups para crear aplicaciones, soluciones de inteligencia artificial y otros recursos que recopilen datos de sus clientes en tiempo real. Pensemos por ejemplo en seguros de autos para vehículos sin conductor. Todas las facetas del ámbito de los seguros tradicionales pueden potencialmente asociarse con lo mejor de su industria correspondiente.

Conclusión: acordémonos de la lucha entre bancos y fintech

La manera reactiva en que las aseguradoras tradicionales se están acercando al insurtech puede compararse con la lentitud de la banca tradicional por aceptar las soluciones fintech. La incapacidad de las instituciones financieras tradicionales y políticas gubernamentales por integrar herramientas tan potentes como las API bancarias les han puesto dramáticamente por detrás de las fintech. ç

Todos sabemos que lo mejor es aprender de los errores propios, aunque no hay nada de malo con aprender de los ajenos
. Por eso las aseguradoras pueden aprender del caso del sector bancario y descubrir cómo las amenazan las fintech. La moraleja es sencilla: es imposible combatir a la innovación, y el único camino viable para sobrevivirla es asimilarla.

La ventaja de las aseguradoras tradicionales es que cuentan con productos probados y gigantescas bases de datos de clientes. Por eso a partir de ahora lo que deben hacer es ofrecer experiencias 100% digitales, llegar al público más joven y asegurarse de que también se puedan contratar seguros directamente desde la ventana de un navegador o incluso desde un dispositivo móvil. Y que todo ese proceso pueda completarse con pocos clics en pocos minutos.

Así deberían estar aprovechándose las compañías aseguradoras de la tecnología existente. Y con soluciones tecnológicas tan potentes como por ejemplo la API Banca Kontomatik dichas aseguradoras podrían no solo estar captando nuevos clientes directamente desde sus navegadores de Internet y dispositivos móviles, sino también validar su potencial e identidades (conocido como proceso KYC - conoce a tu cliente) y acceder a su mejor información bancaria posible para poder ofrecerles primas de seguros personalizadas y calculadas con gran precisión. Todo un mundo de innovación que está disponible ya.
Artículos relacionados
Opinión|
Christophe Cotille, director general de GDC Patrimonio
La profesionalización del asesoramiento financiero Desde su creación en mayo de 2016, GDC Patrimonio está creciendo exponencialmente con ventajas competitivas […]
Opinión|
Albert Salvador, responsable del área de prevención de delitos y gestión del fraude del Grupo Paradell
La situación de fraude en el seguro, nuevos retos   La crisis y los apuros económicos que ésta conlleva, han […]
Opinión|
Alfonso Carrascosa, presidente de Legálitas
La innovación jurídica al servicio de las personas   Las nuevas necesidades de los ciudadanos han llevado a las empresas […]