Expertos

Expertos|
Cojebro, 25 años de una organización con las puertas abiertas de par en par
Opinión
Como muchos ya saben, a estas alturas, Cojebro surgió en el año 1993 en un viaje a Australia, organizado por la compañía Zurich. Medio en serio y medio en broma un grupo de 7 corredores que disfrutaban de aquel viaje por tierras antípodas empezaron a intercambiar inquietudes, experiencias y pronto se dieron cuenta de que tenían muchas cosas en común.

No podemos decir que fueran tiempos difíciles, pero ya se percibía que algo estaba cambiando; la banca comenzaba a ejercer presión comercial y todos pensaban que debían empezar a prepararse para nuevos tiempos.

El mundo de la mediación aseguradora ha sido tradicionalmente un sector esencialmente individualista en el que compartir experiencias y conocimientos ha sido siempre visto con recelo, pero justamente esto es lo que ayudó a crear unos lazos profesionales y de amistad entre los socios fundadores, que se ha ido trasladando a las nuevas incorporaciones y que hoy en día se mantiene.

En aquellos momentos yo estaba en proceso de aprendizaje y Cojebro ha sido para mí como una segunda escuela. Hablar con otros corredores, intercambiar experiencias y conocimientos ha sido muy positivo en mi caso, y creo que ésta es la esencia de la Asociación.

Recuerdo que la primera reunión al regreso del viaje a Australia tuvo lugar en Monzón (Huesca), a la que acudieron los siete miembros fundadores, entre ellos mi padre. A partir de ahí yo también me incorporé a las siguientes reuniones en las que se iba fraguando lo que es hoy Cojebro, y donde reinaba por excelencia el buen ambiente y un exquisito compañerismo. En aquellos años las reuniones se realizaban por turnos rotativos en la población de cada uno de los socios y era una costumbre dirigirnos todos después de la reunión a visitar la oficina del anfitrión, que cada uno mostraba con orgullo.

Esta es una muestra del espíritu de Cojebro: abrir de par en par las puertas de nuestras empresas para que todos podamos aprender los unos de los otros, y así ha ido permaneciendo hasta el día de hoy.

En aquellos tiempos no existía la figura del gerente. Se hicieron diversos intentos en incorporar a personas del mundo del seguro que tenían más bien otras funciones que las de gerencia, pero que igualmente fueron importantes en aquellos momentos.

Como he dicho, las reuniones se celebraban en la sede de cada uno de los miembros, que se sucedían trimestralmente, pero pronto vimos que esto comportaba ciertos problemas logísticos por los largos trayectos que suponía, por lo que se decidió centrar las reuniones en grandes ciudades con mejor conexión para facilitar los desplazamientos. Este cambio comportó la aparición de las “reuniones familiares”, que celebramos una vez al año en una población seleccionada de entre todas las que alojan las sedes de los socios, actuando el corredor local como anfitrión, y que con un carácter más lúdico-cultural, pero no por ello menos efectivo, acudimos todos los miembros acompañados de nuestras respectivas familias, algo que ha ayudado mucho a mantener el clima de amistad y compañerismo que siempre ha reinado, así como a integrar la incorporación de nuevos corredores, siendo una tradición que se mantiene hasta la actualidad.

En Cojebro siempre hemos dicho que nos interesan las personas, no las carteras. Nos gusta que los socios aporten su conocimiento, sus experiencias, que participen en los foros, porque todos podemos aprender de todos. Por esto, y porque nos gusta cuidar los detalles, la incorporación de un nuevo miembro debe ser avalado como mínimo por otros 2 socios, y disponemos para ello de un protocolo de aceptación donde el factor humano tiene una relevancia especial.

Cojebro ha apostado siempre de forma decidida por la formación de los socios, con ponentes de alto nivel, con cursos programados a medida, en colaboración con universidades, entidades aseguradoras, organismos, etc., ya sea para los corredores, para el personal, o para las nuevas generaciones que deciden continuar con la correduría, porque la transición y buen gobierno de los respectivos negocios es un asunto que preocupa y mucho a todos los miembros.

Mi padre fue presidente de Cojebro entre los años 1997 y 1999, una época en la que Cojebro tenía todavía una estructura prácticamente plana, contando con tan sólo 14 corredores. Yo me incorporé unos años más tarde a la Junta y fui presidente de la Asociación entre los años 2009 y 2013, los más duros de la crisis. Tuvimos que hacer cambios importantes en la estructura y en la orientación de los objetivos. Sin olvidar la formación, debíamos dar un empujón a todos los socios, sobre todo a aquéllos que, por su dimensión o por la idiosincrasia de su mercado, más podían sufrir los vaivenes de la crisis, ofreciendo soluciones más empresariales y llegando a acuerdos con compañías y proveedores, lo cual no fue difícil porque disponíamos de una Junta muy profesionalizada y unos asesores altamente cualificados. Tengo que decir que ésa ha sido siempre una de mis prioridades, rodearme de los mejores profesionales posibles.

Por último, sólo puedo decir que, a mi entender -y ésta es una opinión personal-, Cojebro tiene las puertas abiertas de par en par para todo aquél que esté dispuesto a recibir en la misma medida en que esté dispuesto a aportar, pero que encontrará las puertas cerradas aquél que sólo desee recibir.

Jordi Puente, Presidente de Cojebro (2009-2013)
Artículos relacionados
Expertos|
Facebook Ads: 5 consejos para promocionar tu negocio
Opinión
¿Estás pensando en promocionar tu negocio en Facebook? Descubre cómo poner en marcha una campaña exitosa en tan solo 5 […]
Expertos|
¿Qué es el AMP y por qué debes usarlo?
Opinión
El tráfico móvil es cada vez más importante para captar clientes, por lo que es esencial que tu sitio web […]
Expertos|
Entrevista a José Luis Casal: “Las redes sociales requieren constancia, mimo y mucha sutileza”
Opinión
Cuando José Luis Casal, socio fundador de Talk2Us Comunicación, habla de marketing, redes sociales y mediación de seguros lo hace con […]